«

oct 17

CONTESTACIÓN A UN COMENTARIO

Hola Josan,
Me encanta tu blog, me he leído tu primer libro y éste lo he encargado. Sólo quiero hacerte un apunte de una impresión que tengo sobre cómo has llegado a la independencia financiera, que no me cuadra con invertir en empresas del dividendo durante veinte años.
Me parece que alcanzaste la independencia financiera porque viviste en una época dónde la vivienda era accesible, así como los puestos de trabajo. Estuviste veinte años trabajando, creo que sin familia que mantener, y con una hipoteca muy baja. Pudiste ahorrar mucho dinero. Te pediste un año sabático y te reincorporaste a tu puesto de trabajo en el 2008. Después de un tiempo estuviste de baja laboral por una operación de riñón, que fue cuando descubriste a Gregorio y otros blogs de inversión en dividendos. ¿Eso cuándo fue? ¿En el 2009? ¿En el 2010? Te jubilaste cuando cumpliste 43 años, en el 2011. ¿Cuánto tiempo estuviste siguiendo la estrategia de ahorrar y reinvertir dividendos? ¿Un año o dos?
Pudiste hacerte rentista porque viviste en otra España totalmente distinta a la actual, sin hipotecas a 40 años y pudiendo trabajar sin muchos problemas. Tuviste muchos ahorros gracias a tu situación personal y vendiste tu casa. De ahí tuviste mucho dinero de golpe que invertiste de varias maneras, no porque estuvieses décadas siguiendo la estrategia de dividendos. Conocer la inversión te ayudó a tener rentas pasivas, pero no fue el camino que seguiste para tener el capital que disponías en el 2009/2010, poco antes de tu independencia financiera.
Por otra parte, tu cartera en tu post “Cómo hacerse rentista” está llena de empresas cuya idoneidad para esta estrategia no es la mejor: E-on, Telefónica, BBVA, Santander, Repsol, Duro Felguera, Indra… No es tan fácil tener una cartera en condiciones incluso con formación financiera.
Bueno Josan, no te tomes a mal esta crítica. Me encanta tu humor, tus entrevistas, las jornadas que organizas, etc., pero por lo que cuentas, no creo que hayas llegado a la independencia financiera por los dividendos y reinversiones.
Un saludo.

————————-

Me ha encantado la visión escéptica pero respetuosa de este comentario, muestra gran habilidad hilvanando detalles que sobre mi historia conté y alcanzando conclusiones que al final resultan de lo más certero.

Efectivamente, alcancé la IF por distintos caminos, y el de la inversión por dividendos no fue el principal. En realidad esta estrategia no la incorporé al repertorio más que en mis últimos años como currante. La parte de mis inversiones que dedicaba a la bolsa fue evolucionando poco a poco desde el trading más pelotero a la estrategia “Buy and hold”. En el libro describo estas fases como la del “Carnicero”, la del “Carnicero-Lechero” y la del “Lechero”.

No sé si aquellos tiempos fueron más fáciles que los presentes, pero he de reconocer que tuve el viento a favor en todos los caminos que emprendí.

Para empezar, a los 24, y a partir de un proceso de selección, me fue posible acceder a un empleo bastante bien pagado y con ciertos beneficios adicionales en una caja de ahorros. Creo que hoy por hoy sencillamente no existen buenos empleos, estables y bien remunerados al alcance de jóvenes sin experiencia.

MI mayor inversión inicial fue mi propia casa. Durante mucho tiempo fue con diferencia mi mayor activo, ya que el préstamo hipotecario me hizo apalancarme hasta el extremo. El sistema estaba montado para que todo el que trabajara se metiera en una hipoteca. La economía giraba sobre el eje inmobiliario. Eran muchos los actores que vivían de ello: promotores, constructores, bancos, notarios, gestores, tasadores, hacienda, alcaldes y concejales corruptos…  La presión social era notoria, sobre todo para los jóvenes. Meterse en una hipoteca y comprar el piso era lo que tocaba. Incluso fiscalmente estaba muy premiado dando importantes deducciones.

A mí la jugada me salió redonda, pero por pura cuestión de “timing”. En ningún caso tuvo mérito por mi parte, sencillamente compré en cuanto pude, al poco de hacerme fijo, en 1998, y vendí al poco de que mi vida cambiara y me hiciera nómada, en 2013. Por supuesto que salí ganando, me beneficié de buena parte del recorrido de la burbuja y vendí antes de que se deshinchara demasiado. Pero no es extrapolable. A muchos de los que compraron años después, esos a los que yo gestioné la hipoteca por ejemplo, esa “inversión” les hundió la vida.

Pero en mi caso no solo es que recuperara la inversión con beneficio; es que allí viví “gratis” durante un montón de años. El préstamo con condiciones de empleado me cubrió el 100% más gastos, y prácticamente no pagué intereses, con lo que pude apalancarme gratis en esta inversión que cogí en buen momento mientras seguía invirtiendo lo que ahorraba. Por otro lado, al no tener que pagar alquiler mi capacidad de ahorro era tremenda. Aparte de las compras del supermercado mi gasto principal eran las parrandas, y aunque no paraba de salir el cuerpo no da para gastarse un sueldo a cubatas. De media ahorraría un 50% del salario cada mes.

Otro de los caminos inversores que tomé, el de la renta fija, también vivía tiempos mejores que los actuales. Como empleado tuve más fácil acceso a la Deuda Subordinada y Participaciones Preferentes de mi Caja de Ahorros, que si bien con el tiempo demostraron ser muy peligrosas en otras entidades, tenían una rentabilidad bastante mayor que los plazos fijos.  En caso de liquidación de la entidad estos depósitos serían los últimos en ser pagados, pero a cambio daban un interés que bien podía ser un par de puntos superior al de los plazos fijos.

Y en cuanto a mis inversiones de los primeros años en bolsa, en realidad mejor debería llamarlas escaramuzas bursátiles ya que solo eran “metesacas” especulativos, pues también tenían el viento a favor, ya que durante todo ese tiempo las bolsas fueron tremendamente alcistas en su conjunto. Aún a pesar de esa corriente a favor no faltaron veces en las que perdí bastante dinero con el trading.

En conclusión, es cierto que básicamente alcancé la IF mediante inversiones distintas a la de “Buy and hold”, y que esta estrategia solo la adopté que hacia el final de mi fase de hormiga. También es cierto que en general tuve el viento a favor en mis inversiones, tal vez fueran unos tiempos más fáciles en algunos aspectos. En ningún momento he contado lo contrario, en el libro explico con detalle mis fases de renta fija, vivienda y mi evolución de “carnicero” a “lechero”.

Pero también es cierto que desde que adopté la estrategia de “Buy and Hold” no he vuelto a considerar ninguna de las anteriores. Creo que es claramente mejor, más cómoda, rentable, segura y libre de inconvenientes. Vender mi piso, hacerme “nómada” e invertirlo todo en acciones fue una decisión redonda para mí.

No solo eso, estoy seguro que si hubiera conocido esta estrategia inversora desde el comienzo,  mi camino hacia la IF se hubiera recortado varios años, y eso aún teniendo el viento a favor en el resto de caminos. Los efectos multiplicativos de este tipo de inversión son tremendos en el largo plazo.

Puede que aquellos tiempos fueran más fáciles en muchos aspectos que los actuales. Pero hay una diferencia que lo compensa todo: Hoy tenemos acceso a todo el conocimiento a golpe de un clic, y esa es una diferencia brutal. Creo que esta inmensa ventaja nos sitúa en el mejor de los momentos posibles.

 

Me queda en el tintero hablar de estos temas:

2  EXPERIENCIA ENTREVISTAS

3 ACTUALIZACIÓN, TRADER CLICKTRADE

4 CENSURA QUE TUVE, CONCESIONES QUE HUBE DE HACER, CAMBIO DE TITULO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Current month ye@r day *

Follow
Get every new post delivered to your inbox
Join millions of other followers
Powered By WPFruits.com