«

»

mar 27

Artículos de “Objetivo 2035″. UN REGALO INESPERADO. Por Sergio Martín

 

 

blog_content_dad_child_beach_sunset
En el gupo  nos quejamos de la nula educación financiera que hemos recibido y que siguen sin recibir los niños de ahora. Y todos comentamos en nuestras reuniones que de haber tenido unas bases sobre la importancia del ahorro y de la inversión, la dureza de esta última crisis nos la hubiéramos ahorrado. Muchos obreros que en tiempos de burbuja ganaron tanto dinero tendrían ahora unas rentas que les ayudaran en lugar de un buen coche sin gasolina.

De hecho en este campo nos consideramos autodidactas. Sergio nos habla de la importancia de transmitir esta filosofía a los niños

gift-small

Un regalo inesperado (por Sergio Martín)

Hoy era el cumpleaños de Raúl. Estaban terminando de recoger la casa tras la pequeña fiesta que habían preparado sus padres, a la que habían acudido sus amigos y compañeros de clase.

La verdad es que había sido un día agotador lleno de sorpresas y regalos, pero todavía faltaba una última sorpresa.

El padre de Raúl se acercó a él y le entrego una pequeña cajita envuelta en papel de regalo.

-Toma, este es el regalo de tu madre y de tu padre.

- ¿Qué es papá?

- Ábrelo y lo descubrirás.

Raúl estaba un poco nervioso y con cuidado abrió su regalo.  En el interior de la caja había un pequeño artefacto poco más grande que una moneda de euro.

- ¿Y esto?, dijo Raúl. ¿Qué es, para qué sirve?

- Eso, hijo mío, es una máquina fabulosa. Sirve para fabricar dinero.

- ¿Como la máquina que hay en el banco que nos da el dinero?

-No Raúl, eso es un cajero automático y tan solo le devuelve a papá el dinero que antes le ha dado él al banco. La máquina que tienes en las manos sí que produce dinero.

- ¿Y cómo funciona papá?

- Verás, es muy sencillo. Esa caja que tienes entre las manos, me ha costado 15 euros.  Tiene un mecanismo que le permite fabricar una moneda de euro una vez al año.

-¿Una moneda de euro al año? Pues menuda birria. El abuelo me da un euro todas las semanas.

- No creas. Imagina que, en lugar de tener una máquina, compras quince. Al final del año, con lo que producen tus quince máquinas, tendrás el dinero suficiente para comprar otra más sin poner un solo euro de tu bolsillo. ¿Coges la idea?

- Pues me sigue pareciendo muy poco.

- Ya, pero piensa lo siguiente, si guardas una parte del dinero que te da el abuelo para comprar chucherías para comprar máquinas como estas y a su vez el dinero que te dan cada año lo vuelves a usar para comprar otras máquinas, antes de que te des cuenta, tendrás mucho más dinero del que te da el abuelo cada semana.

- ¿Y todo el mundo tiene máquinas de estas papá?

- Pues curiosamente no. La mayoría de los mayores desconoce que existen o cómo funcionan. Muchos ni siquiera saben que pueden comprarlas, a pesar de que es muy sencillo conseguirlas. Están disponibles para el que las quiera en internet mismo, por ejemplo. El problema es que vivimos en una sociedad en la que la información es más accesible que nunca y sin embargo, el común de los mortales no saca provecho de esa información. Están más pendientes de la liga, del gran hermano y todo tipo de distracciones sin sentido. Pero la culpa no es de la gente, esto es el producto de un sistema que prefiere que la gente sea ignorante, que se llenen de deudas y que estén obligados a permanecer encadenados a un trabajo que no les hace feliz durante toda su vida, para llegado el día, jubilarse con una mísera pensión. Ya lo entenderás mejor cuando seas mayor.

- A partir de ahora me guardaré algunas monedas para comprar cajas, pero me tendrás que ayudar porque yo no sé comprarlas.

- No te preocupes, yo te ayudaré.  Cuando seas más mayor podrás hacerlo tú sólo. Lo primero que tendrás que decidir es qué máquina quieres comprar, pues hay miles de marcas diferentes que fabrican el mismo artefacto.  Entre tanta variedad, te puedes encontrar de todo. Hay algunas cajas baratísimas, tan solo cuestan algún céntimo. Las puedes encontrar en webs tipo Aliexpress. Prometen el mismo rendimiento que las buenas por un precio infinitamente menor, pero tienen trampa. La mayoría de las veces estás comprando quincalla que no sirve para nada y al final de la jugada perderás tu dinero. En este mundillo a esas cajas se les denomina “chicharros”. Huye de ellos como del diablo. Por otro lado, tienes máquinas de buena marca, de calidad contrastada, que son más caras y que aparentemente son menos apetecibles que las baratas, pues en teoría dan lo mismo que las otras pero a un coste mucho más alto. La ventaja de estas máquinas es que son mucho más robustas y fiables, prácticamente no tienen averías y además, generalmente tienen actualizaciones del fabricante que les permite ser más productivas con los años, con lo que a la larga son mucho más productivas que las otras. Esas son las que debes comprar.

Por último, he de decirte que existe un mercado de segunda mano muy potente, de manera que si algún día no estás satisfecho con alguna de las marcas que has comprado, seguramente podrás deshacerte de ellas en ese mercado de segunda mano y con el dinero que obtengas, comprar otras mejores que te den más tranquilidad. Las máquinas buenas, como los buenos vinos, se revalorizan con los años de manera que la que te costó quince euros, en unos años puede valer mucho más, de modo que si lo necesitases, podrías venderlas en ese mercado de segunda mano. Debo advertirte también que, en ocasiones, dependiendo de la coyuntura, el valor de las máquinas en el mercado de segunda mano desciende y la gente te ofrecerá por ellas menos de lo que te costaron, pero mientras no tengas necesidad de venderlas, ellas te seguirán produciendo tus euros al final del año.

Ya sé que parece muy complicado, pero con mi ayuda y con el tiempo lo iras entendiendo.

Aquella noche, a Raúl le costó un poco conciliar el sueño pensando en el descubrimiento que le había hecho su padre. Máquinas que fabricaban dinero, parecía una película de ciencia ficción.

Sin embargo, su padre durmió como hacía tiempo que no lo había hecho, sabiendo que había encarrilado a su hijo hacia un futuro de prosperidad.

 

happy-love

 

9 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Benito

    Precioso relato Sergio. Totalmente de acuerdo con lo que transmite. Yo mismo llevo unos meses intentando contagiar a mis hijas, de 14 y 15 años sobre la importancia del ahorro y la inversión e incluso hemos montado una especie de academia en casa donde una vez a la semana las siento y les voy introduciendo en este mundo. Enhorabuena.
    Benito.

  2. Manuel

    Me encanta el concepto de las cajitas que producen dinero, es una manera muy gráfica de verlo.
    Por otra parte, me gusta que hayas querido en detenerte en el tema de la educación financiera de los niños. Por las reuniones que tenemos, sé que es un tema que os preocupa mucho a los que tenéis hijos y que más de uno desearíamos haber tenido de más pequeños. En mi caso, he de reconocer que nunca se me enseñó a derrochar el dinero (algo a lo a todos se nos empuja hoy en día), pero mi educación financiera no pasó de “no te pienses que el dinero cae por la chimenea”.

  3. Jose Cardona

    Enhorabuena por el relato Sergio. Me ha emocionado, como les habrá pasado también a los que ya tenemos hijos.
    Un saludo.

  4. Pepe Piles

    Muy interesante Sergio. Enhorabuena por saber transmitir la importancia del ahorro y la perseverancia a un niño, en un entorno donde domina el consumismo y la inmediatez.
    Saludos.

  5. Sergio CG

    Buenas tardes,

    Primero que nada felicitar a Josan y a su club. Menuda tribu habeis montado. Otro Valenciano de 40, con 2 crios y las mismas inquietudes financieras que vosotros. Tendre que pedir el carnet :) :). En mi caso particular me costo mucho empezar con mi hijo, aparte de los tipicos consejos de ahorro y de controlar lo caprichos no hacia mucho mas.

    Sergio, muy bueno el concepto de la caja que fabrica dinero. Ahí va como se lo explique yo a mi hijo y por el momento pienso que lo estoy sacando del lado oscuro

    Cuando mi hijo cumplio 7 años decidi que era un buen momento y coincidiendo con la compra del 1er Monopoly, le abri una cuenta de reinversión de dividendos del SAN, se que no es el mejor producto, pero sin comisiones por compra, custodia y mantenimiento y para cantidades pequeñas pense que era el mejor producto en ese momento. Ahora no se si me hubiera decantado por EFT VIG o similar, pero lo que tenemos es mucho tiempo con el

    Para mi era muy facil explicar y para el entender que por tener una propiedad, a quien se la alquilabas nos tenia que pagar una cantidad, y por ejemplo si nosotros queriamos ir a veranear a Cullera debiamos pagar un alquiler por le mes de veraneo. Pero el tema de explicar que era una acción se me resistia.

    Al final le explique que el banco (y todas sus sucursales por todo el mundo), se partian en pequeños trozos y nosotros teniamos 150 de ellos, y que ademas solo por tenerlo nos darian una parte de su beneficio todos los años, sin hacer nada mas que tenerlas.

    Tambien le explique que como el no necesitaba el dinero para nada, que lo que hariamos seria que con el beneficio comprariamos mas “mas trocitos” cada 3 meses y asi llevamos 2 años, comprando con sus divindendos, su paga, sus ahorros, los regalos de los abuelos mas “trocitos” de SAN

    Por supuesto todavia no le he explicado que el precio del “trocito” sube y baja todos los dias a todas horas, pienso que es mas importante el concepto de propiedad por el momento

    Saludos

    Sergio CG

  6. Serfio Martín

    La verdad es que no es sencillo explicarles todo este tema. A mi me “obsesiona” que no cometan los mismos errores que cometí yo, introducirlos en la cultura del esfuerzo y el ahorro. El ejemplo del día a día es muy importante.

    Todo por nuestros pequeños ;-)

    Un saludo a todos.

    1. Manuel

      Sergio, probablemente no cometan tus mismos errores, pero cometerán otros muchos. No te obsesiones con eso, que todos tenemos derecho a cometer algún error que otro.

      1. Anónimo

        Está claro que cometerán muchos errores, es ley de vida.

        Nosotros también cometeremos bastantes de aquí a que nos piquen el billete, eso es seguro.

        Lo importante es que aprendan a pensar por si mismos, sin hacer las cosas “porque las hace todo el mundo”.

  7. Manuel

    También es un tema que me preocupa. Yo no sé si alcanzaré la IF, pero al menos ayudará a mis hijos a vivir mejor y estar menos atados a un trabajo, pero me da miedo que eso los haga más alocados en el gasto. La tan repetida historia de que el abuelo monta el negocio, el padre lo mantiene y los hijos lo hunden.

    Un saludo a este nuevo club. ¡Hay que ver como crece esta comunidad!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Current month ye@r day *

Follow
Get every new post delivered to your inbox
Join millions of other followers
Powered By WPFruits.com