«

»

oct 12

SOBRE MI

       

(Todos los días ampliamos nuestra biografía. Después de tanto tiempo actualizo aquí la mía:)

             

   

                                                   

                                                                                                            

                                                                   

     Sería difícil entender un blog de viajes en el que alguien parece moverse de un país a otro formando un bucle sin fin, sin aparente motivo ni criterio. Sería difícil si antes no explicara un poco acerca de qué mareas me trajeron a estas playas, qué convicciones me mueven y cuáles son los demonios de los que huyo. En mi caso tendría que cambiar un poco el refrán y contar “de qué lodos vienen estos polvos”

     Mucha de mi historia es pública y está por encima del “hasta aquí puedo leer” que decían en un programa de televisión y que parecen decir los escotes de los vestidos en nochevieja. Así que vamos allá:

      Empezaré por los titulares, como en las películas; que empiezan mostrando un asesinato o un hecho incomprensible que ocurre al final de la historia. En mi caso bien podría ser el siguiente:

  

la foto


    

Y aquí llego al principio, a mis largos veranos de niño. Justo donde comienzan mis recuerdos.
     Aún hoy mi niñez sigue jugando por las calles de un pueblo de Teruel. Es allí donde quedaron mis primeros recuerdos, que siempre son los últimos que el olvido o la demencia arrancan. Allí vivieron mis padres, y antes que ellos sus padres, y los padres de sus padres… así hasta donde se pierde la memoria familiar.

      Aquel pueblo era un mundo que ya no existe, lleno de vida  y movimiento, poblado de gentes toscas y nobles, cerriles, humildes y trabajadoras. Un puñado de casas de piedra arremolinadas en torno a la vieja iglesia, un escaparate en la sierra desafiando a las altas nieves que cada invierno amenazaban con sepultarlo.

     Hombres endurecidos con su boina y chaleco que cruzaban el pueblo junto a un carro de paja tirado por mulas, camino de áridos trigales. Allí  araban, sembraban, trillaban, segaban, recogían la paja y molían el grano siguiendo el ciclo de las estaciones en interminables jornadas de trabajo. También formaban partidas de caza, a veces me llevaban, y antes de que amaneciera salían con sus escopetas a por perdices, jabalíes y ciervos. .. Mujeres abnegadas con su pañuelo en la cabeza, trabajando sin parar mientras criaban a un hijo tras otro. A la mitad de esos niños apenas podían darles atención, a la otra mitad tenían que enterrarlos. Por la plaza de la Iglesia se dejaban ver, vestidas de sempiterno negro, siempre atentas a la próxima misa.

     El sol marcaba el horario y las estaciones el calendario. Ciclos de días de trabajo y noches estrelladas, ciclos de alegres veranos y durísimos inviernos donde la nieve siempre alcanzaba un metro desde el suelo.

      La muerte era parte de la vida y se anunciaba lúgubre en campanadas graves y lentas. “Tocan a muerto” decía mi abuela con naturalidad. Las campanas de la iglesia marcaban el lento ritmo de la vida. Repicaban para dar las horas, para anunciar misas y procesiones, para celebrar los santos. Era un pueblo lleno también de animales con los que compartían las duras condiciones, incluso el hogar. Cuando caía la noche volvían las cabras al pueblo, y yo iba a darles sal con la mano.  En la casa de mis abuelos una de las habitaciones era la cuadra. Allí teníamos cerdos, gallinas, cabras y perros cazadores, y por la calle no faltaban gatos y perros callejeros…

    Poco a poco sus personajes, tan prematuramente envejecidos, fueron abandonando las calles y muriendo. Eran pobres gentes hechas a la caza, a la siembra, al pastoreo y a lo que fuera necesario para sobrevivir en una tierra tan hostil. Personas castigadas por la intemperie, el frío, el trabajo duro y la enfermedad. Eslabones generacionales de unas familias y costumbres cuyo origen se pierde en los tiempos, mucho más allá de lo que nadie alcance a recordar o conocer por esas historias familiares que pasan de los padres a los hijos.

     Con ellos también sus animales desaparecieron y las viejas casas de piedra se demolieron para dar paso a los edificios de ladrillos y cemento. Con el tiempo dejaron de trabajar las tierras y de tener animales de crianza. Una gran cooperativa muy mecanizada fue la única en ocuparse de las cosechas que quedaron. En muchas calles cambiaron el antiquísimo empedrado cementado por el alquitrán. Poco a poco muchas costumbres se fueron diluyendo, rindiéndose ante el empuje tremendo de la globalización. Llegó una gran cadena de supermercados, un par de bancos, una discoteca y un abanico de nuevas necesidades que cubrir…

     Pero antes que eso para mí llegó Valencia, el colegio, las pandillas, los amigos y los enemigos, los juegos y las peleas…  y más tarde las noches de fiesta, el alcohol y las chicas… todo era nuevo

     Padecí en mis carnes las enseñanzas de los curas. Fui un niño tremendamente religioso, atormentado por el miedo al dolor eterno del infierno. Una vez me quemé la mano con un mechero, intentando imaginar cómo sería soportar eternamente siete veces el dolor del fuego.

     Con 13 años comencé a escribir un diario, y nunca perdí la costumbre. Obligarte a definir tus pensamientos, darles forma con palabras, estructurarlos y guardarlos para futuras revisiones es un fantástico ejercicio. Solo releyendo lo antiguo te das cuenta de hasta qué punto eras distinto sin caer en falsos auto-revisionismos a los que tan dados somos. Por otro lado escribir es el mejor recurso para crearte un ideario que será mejor o peor, pero siempre amplio y claro.

     Sacaba buenas notas, pero no debía ser yo chico fácil de llevar. 20 años después me habrían diagnosticado déficit de atención, no me cabe duda, pero mi receta entonces fueron montones de hostias. Hostias en casa y hostias los curas, pero no hablo de obleas, sino de bofetones y castigos en clase.

     Entre mis 13 y mis 15 años me liberé de las creencias religiosas. No fue cosa fácil, pero aquello no se tenía en pie, era una historia inverosímil. Me negué a hacer la Confirmación y poco después, aún con buenas notas, por mala conducta me expulsaron del colegio. A los 16.  Aún hoy odio a aquellos curas hipócritas. Y es que el tiempo destapó lo que el miedo tapaba. Tan aficionados algunos de ellos a ver la paja en el ojo ajeno, ignoraban la viga de la pederastia en el propio.

      No cabe en un texto contar tantas noches de verano con la pandilla, por la plaza del pueblo, con el calimocho o la guitarra, la peña de  fiestas o las eternas tertulias. Ni se pueden empaquetar con palabras tantas madrugadas volviendo a casa, con el único sonido del chisporroteo de la fuente en la plaza y los propios pasos al caminar, borracho de glorias y penas bajo miles de estrellas de un cielo espectacular. Siempre me apasionaron las estrellas. Investigué cuanto pude de las que presidían esos veranos. Vega, Deneb, Altair, la constelación de Orión…

       El mundo parecía lleno de cuestiones, personas, historias, alicientes que conocer… Descubrirlo resultaba apasionante. Pero de la misma forma, la vida siempre brindó vasos de agua en los que poder ahogarte si te lo proponías. Temores, remordimientos, preocupaciones y complejos. ¡Ay el espejo social! Castiga si tienes la nariz grande, pero también si la tienes pequeña. Fustiga al que se casa pronto, y también al que no se casa. Al que no viste como todos y al que se arregla demasiado. Era una vara amenazante, siempre dispuesta a zurrarte hasta que lamentes ser como eres. Una vara que te azota si vuelas bajo y aún más si vuelas alto.

     Las películas, los cuentos, los adultos y las telenovelas parecían coincidir en una concepción romántica: Existe en el mundo una media naranja para ti, una chica que te hará feliz y con la que estarás para siempre una vez la encuentres. La vida será, en buena medida, la historia de esa búsqueda, que puede ser dura en su recorrido, tal vez llena de dificultades, pero una vez la encuentres seréis felices y comeréis perdices. Como Dios manda.

     Pero otro regalo que me habían dejado los curas fue el retraso y apardillamiento en el trato con las chicas, compartido con muchos de mis amigos. Al estudiar en colegio segregado no vimos a las chicas hasta que ya fue muy tarde para tener una convivencia natural. Ya con 18 llegaron las primeras chicas de nuestra edad, a las que veíamos como mujeres hechas y derechas y a las que yo casi no me atrevía a hablar.

     Cada cual llevó estas carencias relacionales como pudo. Algunos recuperaron los años perdidos con mucha habilidad, otros siguen empanados hoy en día sin comerse un colín. Hay quien se casó con la primera que llegó. Yo me di una torta tras otra, me tiraba de cabeza sin tener muy claro cuánta agua había, fascinado por el eterno femenino. Siempre me “gustaba” alguna, y esa ilusión era el rayo de luz que me guiaba, el chute de energía que me hacía volar. “Gustaba” era entonces conjugación del verbo obsesionar, y tenía la propiedad de atribuir maravillosas propiedades a su portadora.

   

IMG_1439

Con 21, machacado por el eterno femenino…

       

         Cada avance, cada puerta abierta en ese camino que empezaba a conocer, era una gran alegría. Pero a la vez cada desaire, cada decepción, cada chasco era un terrible fracaso. Se trataba de un tema muy grave, siempre podía tratarse de esa media naranja hecha para mí, y sería terrible contravenir al destino.

        Bien pronto empecé a viajar, que es mitad perseguir y mitad huir. Perseguir vivencias, países nuevos, aventuras, ese aroma de la ilusión. Huir de las limitaciones, de las rutinas conocidas, de los fantasmas propios…  Las primeras veces a Inglaterra, a aprender inglés; y enseguida a “campos de trabajo” internacionales, hasta diez voluntariados hice por Alemania, Italia, Dinamarca…. Hice dos “interraíles” por Europa en sendos veranos, sin apenas dinero, siempre con la guitarra a cuestas y en ocasiones hasta pasando un poco de hambre. No solo es que viajáramos con poquísimo dinero, es que además teníamos que repartirlo en un montón de monedas distintas. Francos, liras, marcos, florines, coronas… En una ocasión, ya de vuelta, gastamos nuestros últimos francos en París comprando un queso y un paquete de pan de molde. ¡Qué larga era Francia! Más de una vez probé a pedir dinero en la calle tocando la guitarra, pero parece que aquello no era lo mío. A veces subíamos a cualquier tren, fuera donde fuese, solo para poder dormir gratis en él. La adrenalina me hervía en las venas subido a esos viejos trenes que cruzaban países nuevos. El mundo parecía un inmenso regalo por abrir, lleno de países distintos que descubrir, de gente interesante de la que aprender cosas, de chicas bonitas capaces de embrujarte solo con la mirada…

     Empecé a trabajar con 20 años. De repartidor, de comercial, de mensajero… Incluso vendí enciclopedias casa por casa. Mientras trabajaba estudiaba económicas. El tiempo pasaba muy lento. Los veranos y los años eran larguísimos.

     La vida podía ser treméndamente intensa, plena, y al día siguiente azotarte cruel con inseguridades y complejos. Nunca las subidas fueron tan altas como en esa época, esas noches de parranda que acababan desayunando en un bar, esos botellones, esos comienzos de noviazgo que fracasaban antes de empezar… pero tampoco ya nunca aquellos desengaños, aquellos bajones al averno resultaron tan amargos. Cuanto más alto llegabas más dura era la caida. .. De la ilusión al desengaño bastaba a veces un paso. La vida era bella y a la vez oscura.

     También llegó la “mili”. Perdí la mini-nómina, la melena y la medio-novia. A cambio sargentos chusqueros nos puteaban por el día y reclutas veteranos les relevaban en los descansos. Al principio. Luego, la verdad, fue muy divertido.

     Y después  vuelta a empezar! a buscar curro. Y novia, claro

     El principal ingrediente de las vidas es la casualidad, el azar, la suerte. Así lo creo firmemente. Es un encuentro fortuito en una fiesta el que origina que acabes casándote con una y no con otra. Es una carrera de espermatozoides la que hace que existas tú y no otro. Un segundo marca la diferencia entre vivir o morir en un accidente de tráfico. Fue un cúmulo de casualidades el que me llevó a ser contable y después empleado de banca.

 
     Al principio le encontré su puntito a lo de currar en banca. El trabajo era mucho más cómodo y mejor pagado que los anteriores. Sentía una especie de escalofríos de emoción cuando tenía que atender a los clientes, me esforzaba en ayudarles y hacía míos sus problemas, todo era nuevo y quedaba muchísimo por aprender. Pero eso solo fue los primeros años. Con el tiempo el trabajo iría cambiando y a peor. Poco a poco la presión comercial crecía. Pero así también cambiaba yo, poco a poco. No nos adelantemos.

      Pronto dejé la casa de mis padres y me fui a un piso compartido junto al mar. Ese piso fue el epicentro de una vorágine de quedadas, fiestas y desenfrenos. Todo lo que no fuera trabajo o exámenes eran parrandas que preparar. Varias veces fui sin dormir al banco, y aquello no era una buena idea.

      La vida son cuatro historias repetidas hasta la saciedad. Ninguno de nosotros las inventó, aunque las vivamos con tremenda intensidad. La pareja feliz que lo dejó con gran dolor cuando llegó una tercera persona… los amigos inseparables que discuten por un malentendido…  También mi guión estaba escrito:

     Había tenido alguna novia, pero sin mayores propósitos. Una vez, allá a los 30, en esa etapa en la que la gente se casa con quien le pilla al lado, cerca estuvo de llegar la sangre al río. Pero los dados no salieron así, la Diosa Fortuna tenía otros planes. Me encantaba la noche, la fiesta y la parranda, los fines de semana eran intensos y me resistía a cortarme la coleta. Fui un tanto malote y ella me dejó sin contemplaciones.

     De repente el mundo parecía terminarse y mi vida con él. Entendí que todas las canciones de desamor estaban escritas para mí y sus letras estaban basadas en mi historia. Tuve a mi media naranja pero no fui capaz de renunciar a la vida golfa. Había contravenido al destino y si no lo remendaba sería para siempre un soltero solitario señalado con desprecio. Viviría solo hasta la vejez, sin un mal tren que me rescatara. Era pánico lo que sentía a la vez que desamor. Intenté volver por todos los medios, pero no lo conseguí…       

      ¡Y cuánto que me alegro! Recuerdo este episodio de mi vida y pienso en esa frase tan budista: “Care that you wish… because it might happen!!!”

     Gracias a eso tengo un blog de viajes y no uno de bricolaje! Y es que, visto como le fue al que detrás mío llegó, me congratulo de haber esquivado esa otra historia de las que ya están escritas  y que tantos se ven obligados a vivir. Como tantos de mis amigos ahora estaría divorciado, pagando la hipoteca de un piso en el que no vivo, tal vez sorteando demandas, pagando sueldos y siendo padre dos días de cada 14. Era un riesgo muy alto…

     Por lo demás me había comprado un apartamento, afortunadamente antes de que se hinchara la burbuja inmobiliaria, y como todo currante vivía con mi hipoteca a cuestas. Tantos años después el trabajo resultaba en el mejor de los casos aburridísimo. Entre semana cada día era un calco del anterior, eternamente repetido. Mi personal “Día de la marmota”. Aunque podía ser peor, las presiones comerciales eran cada vez mayores. Constantemente había que “colocar” a todo el que se moviera seguros y productos que yo jamás contrataría. El tiempo comenzaba a pasar más deprisa, no había muchas novedades que le dieran sustancia. Parecía un ciclo eterno cada vez más acelerado de trabajo-sueño trufado con fines de semanas y algo de vacaciones.

 

   

BUSCANDO UNA VÍA DE ESCAPE

     Llego al 2004, que me estaba dispersando como un abuelo Cebolleta. Ese año me pasaron muchas cosas. Hice mi primer viaje a Tailandia, con un voluntariado como profesor de inglés para la ONG “Greenway”. Aquel país, tal y como era entonces, me produjo una profunda fascinación. Allí conocí al mal logrado Juanjo de Tailandia. Y sobre todo conocí a José Luis Gay. Poco después descubrí el Camino de Santiago.

     Estas experiencias, entre otras, alimentaban mi eterna inquietud. El mundo era una enorme piedra redonda, llena de lugares fascinantes que descubrir y personas interesantes que conocer. La vida era corta y única, no hay nada después. Quería llenarme de aventuras y experiencias, visitar muchos lugares, conocer otras vidas, otros “días de la marmota” diferentes al mío.

     Pero también tenía que pagar la hipoteca, que guardar mi empleo. Afuera había mucho paro, la vida era dura. Detestaba mi empleo, pero este no dejaba de ser cómodo y bien pagado. Dejarlo me obligaría a vivir a salto de mata, buscando trabajos inestables y mal pagados. No tenía más opción que seguir, aunque al mirar los mapas el tiempo pasara sin darme cuenta, con la mirada hundida en ellos. Ojalá mi trabajo hubiera sido más flexible. Si hubiera podido trabajar 6 meses al año y pasarme viajando los otros 6 hubiera sido el más feliz del mundo. Pero me pasaba con el trabajo como con la novia. O todo o nada. O era el padre de sus hijos y renunciaba al resto o no era ni para tomarse un café conmigo años después.

     Así empecé a fraguar la idea de pedir una excedencia, la opción era todo un caramelo, pero también tenía muchos riesgos. Es un momento muy vulnerable en el que te pueden echar a la calle fácilmente. Pasé rumiándome este dilema unos cuantos años, sin acabar de decidirme, pues era mucho el miedo que tenía a perder la fuente de mis ingresos.

  

12181380_xxl

LA EXCEDENCIA

     Hasta que llegó el momento. Un Septiembre, el del 2007, hasta del cielo me caían las señales. Todas ellas me decían: Salta, valiente!  Cambios de compañeros en la oficina que no me hacían nada feliz,  Oportunidad de alquilar mi apartamento, oportunidad de trabajo voluntario en Camboya, la chica con la que iba que me deja…

     Cuando di el paso se fueron mis miedos, creo que cuando salí del despacho del jefe después de entregarle la carta fue el momento más feliz de mi vida. Ese fue el momento en el que nació este blog. Fue como si se abriera el cielo, era dueño de un par de años y del dinero necesario! Iba a comerme el mundo!

     Y me lo comí!. Trabajé de nuevo como profesor de inglés en una aldea de Camboya, viviendo con una familia local en una choza, sin electricidad, sin agua… trabajé con otra ONG en Vietnam, donde estábamos hacinados unos 40 voluntarios. Viajé por Tailandia, por China…

     Andé el Camino de Santiago desde Le Puy en Velay, cerca de Suiza, y allí me pasó un poco de todo. Junto a Naranjito y alguno más viajamos en el transiberiano, cruzamos RusiaMongoliaChina…  y directo me fui a Laos. Allí trabajé con Dentistas sin Límite, una fantástica experiencia. Viajábamos cada semana a un poblado a apañar los piños a todos. Yo era el recepcionista.

     Esta novia, que me había dejado, por entonces volvió conmigo. Juntos fuimos a Marruecos, y también a Inglaterra. Más tarde me dejaría otra vez, pero luego volveríamos y…

     En Londres compré un RTW, ”round the world ticket”. El precio es muy razonable, me costó 2.400 euros. Consiste en que puedes coger todos los vuelos que quieras y cuando quieras siempre que:
- Vayas siempre o hacia el oeste o hacia el este, con solo un par de excepciones dentro de un mismo continente.
- Acabes donde empiezas ( Londres)
- Te tomes como máximo 12 meses

     Allá que me fui !!!  De Londres a Nueva York, luego a Jamaica, a pasar miedo. De ahí a FloridaCosta Rica y luego a San Francisco. Allí tuve la gran suerte de conocer a Valeria y pegarnos grandes parrandas. Luego Hawai, TokioSingapur, Phuket, la siempre intensa IndiaHelsinki…  fantástica la estancia con Ana en Israel, Jerusalem, Cisjordania y Egipto. El tiempo volvía a ser muy intenso, lento, lleno de vivencias…

    

VOLVER

     Me pasó con mi trabajo lo que a Heráclito con su río, eso de que:“No se puede volver dos veces al mismo río, a la que vuelvo ni el río es el mismo, ni yo soy el mismo”.

     El trabajo en banca había cambiado radicalmente, ya había empezado la crisis y ni a los que les gustaba la banca se sentían a gusto endosando seguros y preferentes por telemárketing. Ya no se hacían hipotecas ni líneas de descuento, pero siempre había tres o cuatro campañas porculeando.

     Por mi parte, aunque mantenía el “Din”, había perdido el “Don”. Uno de los precios a pagar por irme de excedencia fue tener que renunciar a mi cargo, con lo cual, aunque mantenía básicamente el mismo sueldo, pasaba a estar en caja, cosa que tampoco me importaba por otra cosa que por ser más aburrido si cabe.

     Después de dos años tan intensos, la vuelta me resultó intragable. Ya no era el mismo. Ni lo volvería a ser. Veía de otra manera a mis compañeros, y a mí mismo. Había una distancia insalvable hasta una actitud mental que me permitiera continuar.

     Creo que cuando pasamos muchos, muchos años haciendo lo mismo, llega un momento en el que te ausentas emocionalmente. Es como si te volvieras un autómata, con una reacción para cada circunstancia. Como si tú hibernases dentro de tu cuerpo. Y así vives los días sin echarles vida, sin siquiera generar recuerdos. Cuando he llevado la vida que quería no ha habido viaje, tramo del Camino de Santiago o estancia en algún lugar del que no recuerde vivamente lo que ocurrió, lo que sentí o las personas a las que conocí. Sin embargo, en mi época de empleado de banca, largas etapas en el tiempo se confunden en mi memoria sin referencias particulares que las distingan a unas de otras. Está claro que la memoria se escribe con la tinta de las emociones. Y que sin emociones no hay recuerdos, ni pasiones, ni vida…

     Coincidió por esta época que murieron dos de las personas más importantes para mi. Primero Juanjo de Tailandia, compañero de viajes e inquietudes, que se fue trágicamente, superado por la vida. Después se fue Pilar, mi novia, o lo que fuera, a los 24, a los 26, a los 29, a los 37… y siempre mi amiga después de una vida juntos. Siempre llena de proyectos e ilusiones, se agarraba a la vida y luchó hasta el final en su guerra perdida contra un tumor cerebral. Uno quería irse, la otra quería quedarse. Al final se fueron los dos. Y al final nos iremos todos.

     Cualquier día se acaba la vida. Y se acabó.  O la salud. Ni por asomo estaba dispuesto a seguir con esa rutina otros veinte años.

¿Qué sentido tendría una vida así?

     Poco a poco fui perdiendo el miedo a perder mi trabajo que se suele tener en banca. Conforme pasaba el tiempo la idea de que me despidieran, siempre que me pagaran una buena indemnización, me parecía más tentadora. Así, entre la desmotivación y las ganas de ser despedido empecé a tensar la cuerda cada vez más, a desentenderme de los continuos objetivos y campañas. Pero no estaba ni cerca de que me despidieran. Por entonces  conocí muchos casos de compañeros a los que tiraron a la calle por listos, por excederse de atribuciones para darle operaciones al banco, por meter la mano en la caja o en la entrepierna. Pero no conocí de nadie que le tirasen a la calle por desmotivado. Tensar la cuerda era muy desagradable y no parecía factible que consiguiera así un despido indemnizado.

     De mi empleo sólo mi sueldo me importaba. Pero cómo prescindir de él?  Tenía que encontrar la forma de ser financieramente independiente, es decir, conseguir las rentas necesarias para a partir de ese momento ser libre para trabajar o para no hacerlo. Pero cómo?


 

Dinero cayendo del cielo

LA INDEPENDENCIA FINANCIERA

     Ser financieramente independiente está al alcance de cualquiera que tenga unos ingresos. A mí nadie me ha regalado nada, vivo de lo que he ganado en 20 años trabajando. Para ser exactos vivo de lo que gana lo que he ganado. Cualquiera puede llegar, antes o después, a cubrir sus gastos con sus rentas. Es cuestión de paciencia y disciplina.

     Cuando leo los libros de tipo autoayuda financiera, los que te explican cómo llevar tu propia economía, siempre me pasa lo mismo. Los leo y digo: “Si, justo lo que yo hago!”. Vive como los auténticos ricos!. Eso no es derrochar en lujos y otras cosas que no necesitas. Consiste en gastar menos de lo que ingresas, y lo que ahorras invertirlo en activos que te den ingresos. Así cada vez tienes mayores ingresos y puedes gastar  más y ahorrar más.

     Cuando volví de mi excedencia me di cuenta de que no me había bajado la cuenta corriente. Antes de irme había alquilado mi casa y garaje, y había comprado acciones para recibir dividendos. Estas rentas habían costeado mis viajes.

     Ya de vuelta mis gastos no eran muy grandes y podía cubrirlos con mis rentas pasivas. Así en los siguientes 4 años mi ahorro era superior a la suma de mis nóminas, y como lo invertía todo cada año siguiente conseguía unas rentas mayores. Era como una bola de nieve que cada año crecía más. Esos años de crisis, con las cotizaciones de las empresas por los suelos fueron providenciales para mí.

       Era el 2012. En banca corría el pánico por la ola de despidos. Y ahí estaba yo, sopesando dejar mi puesto de trabajo. Era una decisión sin vuelta atrás y me daba miedo.

DESCUBRIMIENTO DE LOS BLOGS SOBRE INDEPENDENCIA FINANCIERA

E (1)

Momento en el que caí del caballo, vi una luz cegadora y del cielo aparecieron Inversorbolsa y Don Dividendo que me entregaron las Sagradas Escrituras de Gregorio Hernández.

     Fue como una revelación. Como si un Angel bajara del cielo a traerme la buena nueva. Un buen día descubrí una serie de blogs y libros que explicaban la estrategia para conseguir vivir de los dividendos. Intuitivamente ya llevaba toda la vida acercándome a este sistema sin saberlo, pero pude confirmar creencias y aprender importantes matices. Dediqué meses, a estudiar todos los detalles.

     Leí los blogs desde el principio, repasé foros, busqué datos, hice simulaciones… Esto supuso un gran avance en la eficiencia de mis finanzas, así como un gran chute de seguridad. Era la solución a mi dilema. Sentía miedo por el salto que iba a dar, pero la  EXCEL me decía que ya podía.

EL SALTO

     Y salté. En pleno 2012, en lo peor de la crisis, cuando cundía el pánico a los despidos y las fusiones negocié ser despedido. No iba a gastar más vida en un trabajo que odiaba. De repente era la persona más rica del mundo. Era dueño de todo mi tiempo y del dinero necesario. ¡Me iba a comer el mundo!

 Vendí mi coche y después vendí mi casa, y todo lo que saqué lo invertí. Estaba hecho. Iba a ser nómada por algunos años. Nunca volví a tener miedo. Se siente miedo en el trampolín, justo antes de saltar; pero no en el aire. Y menos si todo está controlado.

     Nunca más vovleré a trabajar en algo que no me motive. No tengo ninguna necesidad. No tengo coche, ni casa en propiedad, pero si tengo unas rentas más que suficientes, que además son crecientes con el tiempo.
     La independencia financiera, aunque a priori cueste creerlo, es algo al alcance de cualquiera con ingresos, paciencia y voluntad. Desde que la conseguí he trabajado por darla a conocer a todo el que le interese y he disfrutado explicando cómo puede alcanzarse. Aún hoy agradezco a quienes altruistamente compartieron su conocimiento cuando yo saltaba y quiero participar de este movimiento que nos hace libres y felices a nivel individual pero también como sociedad.

Choosing.

EL DILEMA

     Contaba Goethe que Fausto le compró al diablo su juventud. Yo, por contra se la vendí. Al diablo también. Por dinero.

     Cumplir años es bueno. Lo jodido es no llenarlos de vida.

     No digo que el mío sea el camino correcto. Cada cual tiene su camino. Necesitamos empleados que se queden en su sitio para que el mundo siga girando. Algún compañero me ha dicho que admira mi valor. Creedme si os digo que yo admiro el suyo, el que me haría  falta para quedarme.

     El camino hasta la puerta de salida no fue fácil. No entraré  en pormenores, pero como diría Sabina, “más de una mierda pisaron mis zapatos de ir a trabajar” 

     Afortunadamente, y como decía Coelho en “El alquimista”, el universo conspira para que encontremos nuestro camino, y en mi caso todo confluyó para dar el salto. Un salto que me hace tener mucho menos dinero que el que podría haber llegado a ganar; pero más caminos, paisajes y personajes, cielos estrellados, aventuras, idiomas, sensaciones, lugares que sentir como propios…

EL VERANO MÁS LARGO

     Para mi continúa un largo verano que comenzó con este salto. Asia, Sudamérica, Camino de Santiago, voluntariados, películas, libros, viajes en furgoneta…. Creo que este verano será muy largo

     Hace poco pasé por la plaza del pueblo y vi una pandilla de chavales haciendo su botellón. Por un momento me pareció mi pandilla, la de aquellos tiempos, Cobi, Pacoño, Pepelu, Jose Ramón…  Fui hacia ellos, pero ya no eran ellos. Eran unos chicos distintos, quizás hijos algunos de los que allí estuvimos antaño. Sin embargo vi muy claro que la pandilla seguía siendo la misma… uno de ellos imitaba ruidosamente a alguien, otro reía borracho perdido, al lateral otros dos parecían hablar de algo muy grave… Era como un equipo de futbol de los clásicos, los jugadores van entrando y saliendo con los años pero el equipo perdura.

     Todo seguía igual. Distintas caras pero la misma pandilla. Distinta la fuente pero la misma plaza. Solo Vega y Deneb, Altair y Orión seguían inalterables, presidiendo esas largas noches de verano, contemplando una pandilla tras otra junto al chisporroteo de la fuente en aquel pueblo de la sierra.

   

     

  

  

  

    

    

Imágenes cortesía de /FreeDigitalPhotos.net

35 comentarios

1 ping

Ir al formulario de comentarios

  1. Paco Navarro

    Estimado señor: como fan suyo que soy, y fiel seguidor de sus andanzas desde mucho antes de la época del malogrado Fotolog, quiero expresarle mi alegría por volver a saber de usted. No obstante, creo que hay un error en las fechas. Si no recuerdo mal, usted pidió su excedencia en octubre o noviembre de 2006, y no en septiembre de 2007. ¿Puede aclararme este punto?

    Atentamente

  2. Chapulín colorado

    Anda, pues es verdad, fue en el 2006! Me has pillado quitándome años!
    Bienvenido por aquí.

  3. Patri

    Estaba claro, este momento te iba a llegar. Ahora disfrutalo y sé feliz. Y cuando no te lo creas pegate un pellizquito, es verdad todo!!

  4. Pilar Jarque

    Hace bastantes años empezaste a comentarme esta idea, tras otros tantos de estar mascándola tú solo sin atreverte siquiera a traducirla a palabras. Te confieso que al principio me parecía una locura e intentaba quitártela de la cabeza. Dejar tu trabajo, y encima un trabajo ese horario, seguridad y salario… Ya se te pasaría… Pero no, luego me di cuenta que estabas viviendo a medias, y que tu felicidad pasaba por un cambio de vida. Como tú mismo dices, vivimos y planificamos como si todos fuéramos a vivir hasta los 80 años, y cuando por fin eres dueño de tu tiempo los años buenos han pasado… eso si llegamos. Por tanto, enhorabuena y adelante. A vivir, a disfrutar, a viajar, a conocer, a sentir… FELICIDADES!!!!

  5. Nacho Rodrigo

    Bravo, Josan en estado puro!
    Felicidades, no dejaré de seguirte, de dejarte ganar alguna que otra vez al ajedrez, y espero ser tu primer cliente cuando montes un bed&breakfast o una esculea de surf en las Seychelles…

  6. RM

    Como hablamos ayer … todo un blogazO! Excelente …. y tambien como hablamos ayer … lo de las opciones ha sido todo un descubrimiento! Excellente! … Un abrazo y espero vernos pronto ;)

  7. Javi

    Muy buena historia y perfectamente narrada :)

    1. Elveranomaslargo

      Gracias. Es mi historia. Entonces hay película? ;)

  8. Franchete

    Hola,
    muchas gracias por compartir una historia tan interesante y motivadora con nosotros. Además, mi más sincera enhorabuena por la narración de la misma, me ha parecido impecable.
    Saludos

    1. Elveranomaslargo

      Gracias!!!

  9. David Coperfield

    Me ha encantado tu historia Josan, muy motivadora para los que hemos elegido caminar bajo nuestra propia bandera y atrevernos a abandonar la seguridad del rebaño, a no dejar que la carrera de la rata se coma nuestras vidas.

    Gracias por escribir y compartir, tus palabras son fuente de inspiración.

    Un abrazo muy fuerte!!

  10. Ramón

    Hola, soy partidario de seguir la estrategia de reinversión de dividendos, no tanto en acciones puras, pero si en los fondos de distribución que reparten dividendos.

    Serías tan amable de pasarme una excell donde pueda simular los resultados a conseguir.

    Si me pudieras contestar desde tu correo, te podría enviar la excell que yo he preparado y no coincide con una excel que he encontrado creo en don dividendos.

    A la espera de tu respuesta que me aclare esto de la excell.

    Saludos muy cordiales y sigue disfrutando que la vida son 4 días.

    1. Elveranomaslargo

      Hola Ramón, perdona el retraso, con tanto spam no sé cómo me desactivaron el aviso de nuevos comentarios.

      Esta estrategia funciona con cualquier inversión que sea lo suficientemente rentable y pasiva (contra menos trabajo necesite mejor, claro). De hecho muchos de nosotros añadimos buenos fondos de inversión, que no suelen ser de reparto, a la base de acciones.

      Tienes aquí un estupendo calculador de las rentas que te quedarán según cuánto y cómo inviertas: https://sites.google.com/a/dondividendo.com/docs/Calculadora%20de%20jubilaci%C3%B3n.xls?attredirects=0

      Encantado de que me envíes tu excell a elveranomaslargo@yahoo.es

      Gracias por pasar

  11. Pablo

    Buenas, enhorabuena por el trabajo y por relatar las experiencias, me esta interesando mucho este tema, tengo la duda en el excel para el calculo de rentas que facilitas,

    https://sites.google.com/a/dondividendo.com/docs/Calculadora%20de%20jubilaci%C3%B3n.xls?attredirects=0

    1.- El incremento de dividendo del 5% es lineal, pero la YOC llega un momento que se hace constante, si se pone a muchos años al principio los incrementos de YOC de un año al siguiente son grandes, pero al final de los años se vuelve constante sin incrementos. ¿esto es normal? se puede observar mejor si se gráfica.
    Ejemplo: YOC para 60 años.
    4,65%
    4,79%
    4,92%
    5,06%
    5,19%
    5,33%
    5,46%
    5,60%
    5,73%
    5,86%
    5,99%
    6,13%
    6,26%
    6,39%
    6,51%
    6,64%
    6,77%
    6,89%
    7,01%
    7,13%
    7,25%
    7,36%
    7,48%
    7,59%
    7,70%
    7,80%
    7,91%
    8,01%
    8,11%
    8,20%
    8,29%
    8,38%
    8,47%
    8,55%
    8,64%
    8,71%
    8,79%
    8,86%
    8,93%
    9,00%
    9,07%
    9,13%
    9,19%
    9,25%
    9,30%
    9,36%
    9,41%
    9,46%
    9,50%
    9,55%
    9,59%
    9,63%
    9,67%
    9,71%
    9,74%
    9,77%
    9,81%
    9,84%
    9,87%
    9,89%
    9,92%

    2.- De forma aproximada para tener unas rentas de 350-400€/mes netos, he realizado un backtesting (periodo 2013-2018) y sale que es necesario tener 100.000€ invertidos en bolsa. ¿Te cuadran estas cifras? ¿rentabilidades 5-8% anualizadas con reinversión de dividendos?

    3.- Para las inversiones en divisa distinta, ¿como haces para minimizar las comisiones por cambio de divisa?, tienes alguna cuenta en dolares y solo haces un cambio de divisa inicial?

    4.- ¿Que broker usas, deGiro para acciones nacionales e interactive brokers para internacionales?

    5.- ¿Tienes que realizar el modelo 740 o lo realiza directamente el broker?

    6.- Para reinvertir el dividendo, esperas a tener una cantidad razonable para que la comisión de compra sea mejor?

    7.- ¿Los fondos los contratas directamente con la gestora?

    8.- Si tienes una acción que no para de bajar, ejemplo telefónica o ebro foods, sigues reinvirtiendo diviendos o te replanteas cerrar posición y compensar plusvalias?

    Bueno espero no cansarte con tanta duda, muy agradecido por tomarte el tiempo de responder. Saludos

    1. Elveranomaslargo

      Hola Pablo, veo que te has puesto las pilas!

      Estoy de viaje y no puedo meterme con tanta dedicación como tus preguntas requieren, algún día reharé la excel, en principio no debería de comportarse como dices, podría estar mal hecha, pero no tener errores de cálculo.
      Obviamente, 100.000 euros al 4% ya viene a dar de entrada esos 350 mensuales que comentas
      En cuanto a las divisas no tengo cuenta en dólares, no me complico la vida por ahí… Odio a Degiro por ser unos chulos y caros de narices, y el modelo 720 te lo tienes que hacer tú si estás obligado,
      Sobre la 6, obviamente si. y en cuanto a la 7 no, lo hago con self o bnp en cuanto a la 8 normalemente la dejo quieta, salvo que sus balances estén deteriorados….

      Gracias por pasar

  12. Kike

    Bonita historia y bonito broche final para rematar la narración. Te deseo lo mejor, un saludo!

  13. Miguel Angel Navarro García

    Josan,

    Me llamo Miguel y a través de del programa de Angel Alegre he llegado a tu WEB y a la comunidad 2035. Me gusta saber que hay gente que esta en la linea de lo que yo mismo pienso. No soy tan raro o, si lo soy, no estoy solo!!

    Actualmente trabajo en una empresa semi pública perteneciente a una multinacional del sector del agua.

    Como da la circunstancia que soy de Valencia, me encantaría, si es posible acudir a alguna de vuestros encuentros como uno más para escuchar y quizá para aportar.

    Un abrazo

  14. Dividendos

    Enhorabuena nuevamente, para los que buscamos la IF eres un ejemplo a seguir :)

    Leí tu libro y me resulto muy interesante

    Un saludo y sigo atento a tu blog.

  15. Rafael

    Enhorabuena Josan por la decisión que tomaste en su día!, tanto en lo de dejar la atadura del banco como en dedicarte a viajar.
    Me identifico plenamente con esa sensación de agobio que describes al hablar de ese trabajo, ya que yo tambien trabajé en una Caja en esa situación durante casi 18 años. Si bien, aunque algo viaje, el destino quiso que tuviera una hija maravillosa a la que dedique mis energías y tiempo. Además de gestionar los medios de que disponía para vivir (unos fondos y un par de alquileres).

    Enhorabuena una vez más y suerte en tus viajes!

    Un abrazo!
    Rafael.

    1. Elveranomaslargo

      Gracias Rafael!
      Por lo que cuentan los excompañeros la cosa no deja de ir a peor… suerte que pudiéramos salir. ¿Qué tendrán los niños, que cuando son tuyos cambian todas las prioridades?

  16. Nestor

    Hola Josan!

    Tu no me conoces y yo a ti tampoco, pero el destino ha querido que aterrice en tu blog justo ahora, justo cuando me encuentro en ese punto en el que tu estabas, con la necesidad de cambio si o si.
    Mi historia es mucho menos emocionante que la tuya, nada de viajes a lugares exóticos, largos trayectos en ferrocarril, o RTWs.. una vida de lo más normalita, con trabajos mileuristas mujer y dos niños.. pero se ha encendido en mi la desesperante necesidad de hacer el “whatever it takes” como dicen los yankees para salir de mi dia de la marmota personal y recuperar lo que me queda de vida para tener algo que contar de abuelo cebolletas que no sea un pasar los días uno detrás de otro sin pena ni gloria..
    Me gustaría poder hablar contigo y que me regalaras un chupito de esa botella llena de experiencias y conocimientos a cerca de la IF que tienes y como alguien con una economía modesta puede empezar a oler este hueso al que quiero llegar a hincarle el diente.

    Enhorabuena por tu maravilloso blog y por cómo lo cuentas, sin duda es un regalo y un estímulo para seguir adelante gracias a tu inspiración.

    1. Elveranomaslargo

      Hola Nestor!

      ¡Gracias por tu comentario! me da mucha motivación para hacer cosas nuevas. Bueno, lo de los niños puede estar genial, qué duda cabe, a veces hay que decidir un camino y renunciar a los demás y todos pueden merecer la pena. Pero lo de liberarte de la obligación de trabajar eso siempre es una bendición. Claro, si vienes por Valencia encantado de que hablemos… te encantaría conocer a los de Objetivo.

  17. Pep

    Gigante! Cabría la posibilidad de en lo que dure un café pudiera usted, tras escuchar mis dudas concisas, contar con su opinión sobre la elección del camino a seguir entre dos posibilidades concretas?

    P.d Además de su valentía, me ha maravillado su poesía. Debería ahondar esa parte, económicamente hablando.

    1. Elveranomaslargo

      Yo encantado de tomar un café, no será el primero ni trigésimo que tomo con alguien que conozco por el blog. Cuando pases por Valencia me lo dices. :)

  18. Tess

    Leerte es mágico, tanto por tu conocimiento y tu generosidad para enseñarnos a los que somos unos principiantes en esto de la Independencia Financiera. Pero conocer tu vida y como llegaste a cambiarla de una forma tan arriesgada pero a la vez tan valiente es una Gran Inspiración para los que también deseamos dar un Cambio en Nuestras Vidas.

    Gracias! Espero puedas compartir conmigo tus Conocimientos.

    Cuando publiques tu libro me encantaría estar presente!!

    ABRAZOS!

  19. Luis

    Tienes una prosa y un arte para escribir que da envidia! Se agradece porque se hace muy ameno aprender así sobre finanzas personales. Un saludo!

    1. Elveranomaslargo

      Gracias! Eso espero…

  20. InvertirBlog

    Descubri tu libro hace poco y me encantó.

  21. Tess

    Tu forma de escribir es mágica…

    Es volar a tu Universo..

    Realmente eres para mi,
    un buen escritor, además de ser un experto financiero..

    Has cambiado mi Vida, la forma como la miro, mi perspectiva..

    Quizás por tu forma de relatar tus experiencias…

    Gracias, Gracias por haberte cruzado en un momento tan crucial en mi Vida…

    Espero poder aprender a escribir como Tú lo haces, de esa forma sencilla, tan personal y cercana…

    Pues Gracias a tus ideas, he decidido escribir un blog como Tú o con tu ayuda, si así lo deseas…

    Un blog que nada tiene que ver con lo económico pero si con las experiencias que nos cambian, nos transforman y hacen que evolucionemos… O que ya no contemos el cuento por esta vida…

    Te mando un Gran Abrazo…

    Gracias por todo…

  22. José Miguel

    Te acabo de descubrir gracias a Ángel Alegre y me ha cautivado la entrevista.

    Una pena llegar un poco tarde, pero bueno siempre hay tiempo.

    Me encantaría conocer más sobre el grupo Objetivo 2035. Soy de Valencia y si realizáis algún tipo de actividad me gustaría participar.

    Saludos.

    1. Elveranomaslargo

      Nunca es tarde para invertir, solo el hecho de tomar tu las riendas de tus finanzas y aprender a sacarle rentabilidad sin entrar en trampas te da tanta seguridad en ti mismo que siempre merece la pena. :)

  23. javier

    QUEDADA DIA 22 OCTUBRE EN BARCELONA.
    hola josan.soy de barcelona y quisiera asistir.haber si puedes dar hora y sitio.muchad gracias.

  24. Lola

    Buenas tardes,

    He conocido tu blog a través de la mención que hace Gregorio Hernandez en el suyo (invertirenbolsa.info), parece que por fin estoy entendiendo las opciones call y put después de tus amables explicaciones. Ahora estoy intentando ponerlo en práctica con Interactive Brokers, creo que voy a tener que ver algunos de sus videos para entender cómo ponerlo en marcha con ellos (en principio sólo funcionan con el mercado estadounidense parece)

    Ahora mismo estoy leyendo e instruyendome todo lo posible, para intentar conseguir la bendita independencia financiera que creo que conseguiré con mayores o menores ingresos, pero estoy en el camino.

    Tu experiencia me anima a seguir por este camino, gracias por compartirla.

    Vivo en Valencia y me gustaría quedar con vosotros, si realizaís alguna quedada.

    Un saludo a ti y a todos lo que forman parte de tu foro :-) .

    1. Elveranomaslargo

      Claro, tenemos un grupo en Valencia y nos reunimos cada dos semanas, te comento por privado

  25. Jorge

    Hola Josan,

    Te he descubierto hace poco y quiero empezar en este camino para conseguir la independencia financiera.

    He visto varias entrevistas tuyas y creo que entiendo el método, pero no sé cómo empezar (donde se compran las acciones y cómo funciona todo este mundillo).

    Me gustaría aprender todo lo posible ya que tengo tiempo y me gustaría empezar cuanto antes.

    Te dejo mi correo por si me puedes ayudar o si tenéis algún grupo de telegram y demás.

    Gracias, un saludo.

  1. Mi sistema de inversión en bolsa: cómo invertir con la estrategia de dividendos

    […] Algunos ya lo han conseguido gracias a este tipo de inversión. […]

Responder a Tess Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Current month ye@r day *

Follow
Get every new post delivered to your inbox
Join millions of other followers
Powered By WPFruits.com